Correo Hotelero Suizo

Hoy presentamos unas piezas, tan bellas como raras, que pueden revalorizar nuestras colecciones temáticas, sin tener que recurrir  a los cromitos emitidos por muchos países que se empeñan en sacarnos los cuartos con la única justificación de hacer caja. Se trata del llamado “Correo Hotelero Suizo”.

Con la avalancha de turismo que en 1860 experimentaron las instalaciones hoteleras de alta montaña Suiza y las dificultades orografías con las que se encontraban los carteros, para recoger y distribuir su correspondencia, se hizo necesario que los P.T.T. llegaran a un acuerdo, con las administraciones de estos hoteles, para lograr su implicación en el transporte del correo, servicio que fue autorizado y sufragado mediante la aplicación de sellos propios por valor de 5 y 10 Céntimos.

image002.jpg

Con el importe de esta tarifa, los hoteles se resarcían de los gastos que les causaba el transporte de la correspondencia, desde el buzón instalado en la recepción del hotel hasta el buzón de la oficina de correos mas próxima, punto en donde la correspondencia debía franquearse con arreglo a su categoría, peso y destino.

Algunos coleccionistas se preguntan los motivos por los cuales las cartas que iban destinadas a estos complejos no llevan adheridos dichos sellos, y es que el convenio establecía que este recargo solo se pagaba por la correspondencia  expedida. Con arreglo a ello, los hoteles tenían la obligación de recoger el correo en la oficina postal  y llevarlo gratuitamente al destinatario huésped del hotel.

Si bien al principio encontramos que estos sellos llevan impreso su valor, en 1883 una ordenanza postal viene a decretar que: para que los mismos no sean confundidos con los signos de franqueo del correo oficial,  a partir de la fecha estos sellos no  podían llevar impreso cifras de valor alguno ni la mención franco de porte. Hubo hoteles, sin embargo, que hicieron caso omiso a esta ordenanza, como Belalp, Rigi-Kaltbad, Rigi-scheideck, Rigi-Staffel, Kurort Stoos y Engelberg-Sonnenberg.

image003.jpg

Igualmente y pese a que la normativa indicaba que los sellos hoteleros podían ser anulados con marcas privadas, pero nunca con los matasellos oficiales del correo, podemos encontrarnos excepciones que los hacen mucho más apetecibles y raros.

Juan Manuel Cerrato

 free web stats